Hace 11 años decidimos poner en marcha un experimento que muchos han llevado también a cabo con mayor o menor éxito: vivir sin plástico durante un periodo x de tiempo. En nuestro caso fue un mes.

El objetivo era tomar conciencia de cuán omnipresente está el plástico en nuestra vida y estudiar las posibilidades que había para reducirlo.

La primera conclusión que sacamos era que había que dejar de comprar en los supermercados. La mayoría de los productos llevan plástico y lo poco que se puede comprar a granel debe introducirse en una bolsita de plástico. Desde entonces son ya varias las empresas que ofrecen bolsitas de tela reutilizables y los super no ponen pega.

Pero los desafíos eran muy grandes así que decidimos ir reduciendo el plástico de forma paulatina.

Tantos años después todavía no lo hemos conseguido del todo, pero si hemos hecho grandes progresos. También hemos comprobado con satisfacción que cada vez hay más tiendas que ofrecen facilidades (llevar tus propias bolsas y recipientes), que vuelven los comercios de productos a granel, que la mayoría de los super ya no dan bolsas de este material.

Aun así, todavía queda un largo camino por recorrer. Lo bueno es que podemos dejarnos inspirar por personas que andan muy avanzadas en esta senda, que ha experimentado, que han hecho cambios drásticos, que hablan y escriben sobre ello.

Hoy hemos invitado al blog a una pareja que nos viene inspirando desde hace tiempo en este sentido: Patri y Fer, de Vivir Sin Plástico

Ellos mismos se definen como aprendices del minimalismo residual. A pesar de haber sido siempre personas respetuosas con el medio ambiente no fueron conscientes de lo “plastificadas” que estaban sus vidas hasta que se plantearon el reto de empezar a vivir sin plástico.  

Y no contentos con ello, se han planteado un objetivo todavía más ambicioso: el residuo cero

Bienvenidos Ptri y Fer de Vivir Sin Plástico y un millón de gracias por concedernos esta entrevista.

 

Para los que no os conozcan me gustaría que nos contarais brevemente quiénes sois y cómo llegasteis a plantearnos la idea de vivir sin plástico

 

Somos dos mindudis cualquiera con trabajos convencionales de 40 horas semanales que vivimos en Madrid. Como has comentado siempre hemos sido personas preocupadas por el medio ambiente, pero hemos tenido nuestros altibajos.

A veces cansa ir siempre a contracorriente, por lo que durante un tiempo nos dejamos llevar por el ritmo de consumo de la sociedad actual. Generábamos mucha basura no biodegradable y esto nos hacía sentir fatal. Poner los plásticos en el contenedor de reciclaje no nos hacía sentir mejor.

Navegando en internet, encontré a personas que vivían sin generar nada de basura y me dio una envidia tremenda. Le propuse a Fer intentar hacer lo mismo pero, como era un proyecto demasiado ambicioso, decidimos centrarnos en el plástico, que era la basura que más nos molestaba desechar.

 

¿Qué fue lo que os hizo tomar conciencia de la gravedad del problema del plástico que nos rodea?

 

 

No fue un hecho en concreto, más bien una acumulación de ellos. Recuerdo que hace unos seis años vimos una exposición de fotografía de Chris Jordan, Midway. Ver cómo los albatros de una isla a cientos de kilómetros de tierra pueden estar muriendo al confundir nuestros desechos plásticos con comida nos impactó muchísimo.

Fer trabajó una temporada en una tienda en Londres y entre otras cosas encargó de gestionar el reciclaje. En aquella época le resultó difícil encontrar una compañía que se encargara del reciclaje de plástico (el ayuntamiento no los reciclaba). Solamente encontró una que aceptaban dos tipos de plástico (de los números indicativos 1 y 5), el resto no se podía reciclar.

Por esto y por nuestras inquietudes sobre el medio ambiente sabíamos que el plástico era muy difícil de reciclar, que no siempre se puede aprovechar y que si se abandona a su suerte puede perdurar muchísimos años.

 

¿Cuál es el mayor desafío al que os habéis enfrentado, lo más duro o difícil de sustituir o dejar de usar?

 

Lo más complicado fue cambiar nuestra rutina y perder la vergüenza. Estábamos acostumbrados a ir al supermercado y comprar lo que se nos antojara que nos costó un poco cambiar nuestra forma de consumir. Cuando entrabamos al supermercado solo veíamos objetos “prohibidos”. Es complicado hacer una compra sin plástico en ellos.

Así que empezamos a comprar en tiendas de barrio y en tiendas especializadas en venta a granel, donde te permiten llevar tus propias bolas en incluso tus propios recipientes. Esta forma de comprar requiere un poco más de planificación, pero nos ha venido bien porque ahora nos organizamos mejor. Solemos ir como una vez al mes a hacer una compra grande a granel y una a la semana a comprar todo lo demás en tiendas de nuestro barrio. Esto nos ha supuesto un ahorro de tiempo importante, además de simplificar nuestro día a día.

En un principio también nos daba vergüenza decir que no queríamos nada de plástico. Más de un día acabamos con una bolsa de plástico porque el tendero decidió por nosotros y sabía con certeza que la necesitábamos (por más que insistimos en que no). Poco a poco aprendimos a ser tajantes y al mismo tiempo educados (aunque algunas miradas matan). Y vergüenza ninguna, en todo caso nos tendría que dar vergüenza utilizar objetos que no necesitamos y que suponen un problema a nuestro planeta.

Y en lo que respecta a productos lo más difícil de encontrar sin envoltorio de plástico es sin duda el papel higiénico. Lo hemos sustituido un acople de bidé y ahora nos parece mucho más higiénico limpiarnos con agua, aunque para ser sinceros, al principios nos costó un poco acostumbrarnos.

 

¿Cuál es la mejor recompensa (personal) que habéis obtenido al implementar un modo de vida sin plástico?

 

Cada vez que alguien nos escribe para decirnos que gracias a nosotros a empezado a reducir el consumo de plástico es la mejor de las recompensas. Cuando abrimos el blog, lo hicimos por comprometernos públicamente (tendemos a la dispersión) y no abandonar a la primera dificultad, pero no imaginábamos que pudiera a provocar un impacto real en otras personas y que empezaran a cambiar sus hábitos de consumo.

Esto sin duda ha sido lo mejor.

 

¿Qué opinas del plástico en la ropa? Forros polares, ropa 100% poliéster…

 

El principal problema de la ropa sintética son las microfibras que se desprenden al lavarlas. Se van por el desagüe y no hay filtro que pueda evitar que lleguen al mar. Ahora mismo es la principal fuente de microplásticos en el océano.

Lo que ocurre tampoco sería muy sostenible vestir a toda la población mundial con tejidos naturales. La industria del algodón es de las más contaminantes del planeta. Y los tejidos sintéticos son una de las pocas salidas para muchos de los plásticos que se reciclan.

No hay una solución fácil. Esperemos que no tarde mucho el día que todas las lavadoras tengan filtros eficientes, capaces de recoger todas las microfibras. Y también que se empiece a valorar la ropa. No necesitamos estar constantemente renovando nuestro vestuario. Habría que acabar con la tendencia actual de usar la ropa como otro objeto más de usar y tirar.

Nosotros, cuando necesitamos ropa nueva intentamos huir de lo materiales sintéticos y comprar cosas de algodón o lino, pero seguimos utilizando las prendas sintéticas que ya tenemos (con bastante remordimiento).

 

¿Cuál es vuestra opinión respecto al tema de las botellas de plástico vs botellas de cristal, ya que para reciclar cristal se utilizan grandes cantidades de agua? Esto no ocurre para el reciclado de botellas de plástico.  

 

Cualquier material que utilicemos tiene un impacto ambiental. Se utiliza muchísima agua al reciclar vidrio y muchas veces lejías y tensioactivos para limpiar las botellas. Además son mucho más pesadas que las de plástico, por lo que el impacto ambiental de su transporte es también mayor.

Pero el vidrio se obtiene de materiales muy abundantes en la naturaleza, se puede reciclar de forma indefinida y si por cualquier circunstancia acaba en un entorno natural no contamina mucho. El plástico es todo lo contrario.

De todas formas, ¿para que reciclar una botella? Con una reutilizable se acaba el problema 😉

 

Un consejo práctico para todos aquellos que quieran empezar a tomarse en serio la vida sin plástico y pasar a la acción hoy mismo

 

Empieza por lo que te resulte más fácil y de ahí ve dando pasitos cortos. Mucha gente cree que es imposible porque en un principio piensa en los productos que les va a costar evitar en lugar de los que resultan fácil. Ocúpate de una cosa cada vez, sin agobios.

Poco a poco empezarás a encontrar alternativas para casi todo. Te sorprenderá ver cómo con muy poco esfuerzo desaparecen hasta el 80% de los plásticos desechables de tu basura. Y si algo se resiste tómatelo con calma. No se trata de todo o nada, se trata de dar lo mejor de cada uno.

A nosotros en un principio nos ayudó mucho guardar todos los plásticos que desechábamos durante la semana y hacerles una foto el domingo por la noche. Así identificamos los que eran más comunes y fuimos buscando alternativas. Hasta que llegó la semana que no tuvimos nada que fotografiar.

 

¿Cómo lleváis el tema de residuo 0? ¿Es una meta realista?

 

 

Aunque empezamos con el plástico, hemos ido reduciendo el uso de distintos materiales y desde hace un tiempo que compostamos nuestros residuos orgánicos, por lo que apenas generamos basura. Aun así siempre queda algo, como migas del pan, una tostada que se nos ha quemado, la suciedad que recogemos al barrer el suelo, algunas etiquetas o recibos de la compra…

Y otros productos, como las ruedas de las bicicletas, los móviles, ordenadores… algún día necesitaremos sustituirlos, por lo que siempre vamos a generar algunos residuos.

Creemos que lo importante es reducir al máximo lo que necesitamos y generando la mínima basura posible, pero tampoco queremos obsesionarnos con la meta “cero basura”.

 

¿Cuáles son las ventajas de una vida con residuo 0?

 

La verdad es que todo son ventajas. Ahora tenemos menos cosas que ocupan espacio (tanto físico como visual). Del baño han desaparecido infinidad de botes (y hasta la papelera), lo mismo ocurre con los armarios de la cocina y en el escritorio ya no tenemos un lapicero lleno de bolis que no escriben…

Tenemos menos cosas que ordenar y que mover cuando limpiamos. No tenemos ni que perder el tiempo sacando la basura 😉

Es adictivo. Ahora cuando vamos de visita a una casa muy llena de cosas, hasta nos agobiamos un poco.

 

¿Cuál es vuestro principal proyecto a corto y a largo plazo?

 

Tenemos muchos proyectos a corto y largo plazo ¡pero muy poco tiempo! Todos están relacionados con la concienciación medioambiental en general y el problema de los plásticos en particular.

Ahora mismo estamos trabajando en un videojuego sobre contaminación marina y nos encantaría escribir varias publicaciones para crear concienciación sobre el plástico.

También estamos pensando en empezar una campaña para pedir a los supermercados que ofrezcan una sección en la que se pueda comprar sin plástico. Al final es donde la mayoría de las personas hacen la compra, por lo que sería un gran avance.

 

¿Cómo pueden contactar con vosotros las personas que estén interesadas?

 

Pueden hacerlo a través de nuestro blog (http://vivirsinplastico.com) o cualquiera de nuestra redes sociales: facebook, instagram o twitter.

 

Es tu turno

 

Este es tu espacio, así que, ¡cuéntanos! 

¿Has probado vivir con menos plástico?

¿Con qué dificultades te has encontrado?

¿De qué beneficios has disfrutado?

Nos encantaría conocer tu experiencia sobre este tema en el apartado de comentarios.

Un abrazo grande,

kiki firma

 

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Kiki Nárdiz, coautora del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía vital a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo solucionarlos”.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que tengas la mejor experiencia de usuario. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies