Si anteriormente ya te había hablado de cómo utilizar las flores de saúco, hoy te voy a hablar de las bayas.

Y no, no me he vuelto loca hablando de gripes en pleno mes de agosto. 

Tenía pensado publicar este artículo en el mes de septiembre, pero con los calores y la sequía de este verano en Europa la naturaleza se ha adelantado y las bayas de saúco ya están listas para cosechar, al menos aquí en Bélgica.

Por ello, y para que no te pille desprevenid@, a lo primero que te animo es a que cojas tu cesta y salgas al campo.

Los racimos de bayas están en todo su esplendor y agradeceremos profundamente nuestro trabajo de hoy cuando acechen los primeros resfriados invernales.

Ya sabes que en la vida autosuficiente hay que estar siempre al tanto y vivir al ritmo que marca la naturaleza, no el reloj ni el calendario.

Es un hecho que me proporciona tranquilidad mental.  Qué descanso saber que la naturaleza se ocupa ¿verdad?

El saúco, que se viene utilizando desde la Antigüedad por sus propiedades medicinales, es una planta que no tiene desperdicio.

Tradicionalmente, se utilizaban también las semillas, las hojas y la corteza por vía interna pero, al contener un cierto porcentaje de alcaloides, su uso puede resultar tóxico si no se tienen los conocimientos adecuados.

Por ello, en la actualidad se recomienda emplear solo sus flores y las bayas maduras (las verdes son tóxicas), tanto a nivel medicinal como cosmético y culinario.

 

Venga, al campo: identificación del saúco

 

 

Ya te he contado muchas veces lo estupenda que es la recoleccion de plantas silvestres como ejercicio de conexion con la naturaleza.

Por ello, si tienes la suerte de que crezca en tu localidad (en España se encuentra en abundancia en toda la mitad norte, en especial en la zona del Cantábrico, ya que le gusta la humedad) no puedes desaprovechar la ocasion de salir a la recolecta y beneficiarte de sus virtudes medicinales.

Hay varios tipos, hay varios tipos de sauco, pero el que vamos a emplear es el saúco común o Sabucus nigra.

Es importante saber que puede confundirse con el saúco menor o yezgo (Sabucus ebulus) que no vamos a usar debido a su toxicidad.

Pero no temas, sabiendo un par de cositas la identificación es fácil y no debes desanimarte:

 

Sambucus nigra (común)

Sambucus ebulus (menor)

Tronco

arbusto-árbol ramificado con tallos leñosos de color marrón grisáceo

no tiene tronco, es una planta herbácea que huele bastante mal

Hojas

compuestas, ovadas y dentadas, entre 5 y 7

opuestas y compuestas por 5 o más hojas lanceoladas y alargadas

Flores

blancas o amarillo muy claro, en corimbos aplanadas con flores de pétalos redondeados

blancas o de rosa pálido, corimbos de flores cuyos pétalos acaban en punta

Frutos

racimos colgantes de tallo rojizo y bayas morado oscuro o negras

los racimos no son colgantes, se mantienen en alto

 

Una vez que has identificado la planta, ya puedes recolectar los racimos.

Si encuentras bayas en grandes cantidades, puedes emplearlas para preparar inmediatamente el jarabe, pero también dejar secar algunas hacer una deliciosa infusión durante los meses de invierno.

 

Al lío: jarabe de bayas de saúco

 

¿Qué tal ha ido la cosecha?

¡Perfecto!

Una vez fruto en mano, vamos con el jarabe.

IMPORTANTE: como dije antes, mira bien que no haya ninguna de color verde y si es el caso, quítala. Ya sabes que son tóxicas.

 

Procedimiento

  • Pon las bayas en una cacerola con un fondito de agua, para que no se peguen y obtengas más zumo.
  • Hierve un par de minutos y deja reposar toda la noche.
  • Filtra a través de una gasa, exprimiendo bien las bayas.
  • Para un litro de jugo de saúco añade  ½ kg de azúcar (panela o de flor de coco) o de miel, el zumo de un limón y dos ramitas de canela.
  • Lleva la mezcla a ebullición y aparta inmediatamente la cacerola del fuego. Si optas por la miel en vez de por el azúcar, yo prefiero añadir la miel después de llevar a ebullición para que no se altere tanto por el calor.
  • Envasar en botellas o frascos de vidrio llenándolos hasta arriba. Esto es importante para evitar que el preparado fermente y explote el frasco.
  • Antes de verter la mezcla en los frascos o botellas, puedes poner dentro de ellos una ramita de romero o tomillo, que son antibacterianos y ayudan a prolongar la conservación.
  • Cierra bien el/los envases y déjalos enfriar bocabajo para que la tapa acabe cerrándose  herméticamente.
  • Puedes conservarlo en la nevera o en un lugar seco y oscuro durante un año como mínimo, dependiendo de las condiciones de almacenamiento.

Ya tienes en tu despensa un buen jarabe completamente natural para plantarle cara a la gripe y a los resfriados este invierno.

 

Posología

 

  • Los adultos tomarán 3 cucharaditas de café, tres veces al día.
  • Los niños menores de 12 años solo una.

Como verás es sumamente sencillo, así que no dejes pasar la temporada sin haber hecho tu primer jarabe de sauco.

En invierno lo agradecerás 🙂

 

 

Jarabe de sauco y gripe

 

La gripe es una enfermedad infecciosa de tipo viral.

Suele ir acompañada de fiebre, dolor de garganta, de cabeza, debilidad, dolor muscular y malestar general.

Llegado el caso, la gripe hay que pasarla y, si no hay complicaciones, suele resolverse de manera espontánea.

Este jarabe ayuda a que lo hagamos más rápido. Según el médico y fitoterapeuta belga Geert Verhelst, en el 90% de los casos la gripe desaparece en la mitad de tiempo, de 3 a 4 días.

Para pasar la gripe el protocolo es bien simple:

1) Acostarse y descansar.

2) Dejar de ingerir alimentos sólidos para que la energía se concentre en eliminar al agente patógeno. Normalmente no se tiene hambre cuando hay fiebre, el cuerpo es sabio.

3) Mantener la boca limpia. Para ello, puedes recurrir a los enjuagues de plantas como la salvia.

4) Beber agua y zumos de cítricos.

5)  Acompañar el proceso con plantas, como en este caso, el jarabe de saúco.

Además, las flores de esta planta favorecen la sudoración, por lo tanto, también son de ayuda para bajar la fiebre.  

Fíjate qué poquitos ingredientes hacen falta, la mayoría de ellos gratis y qué resultado vas a obtener a cambio: autonomía, ahorro y salud.

¡Yo creo que vale la pena intentarlo!

 

 

Ha llegado tu turno

 

Ahora te animo a que pases a la acción y de paso me digas si:

Conocías las virtudes de las bayas de saúco

Has preparado alguna vez el jarabe

¡Te agradezco que compartas con nosotros tu experiencia!  

¡Feliz cosecha y un abrazo bien grande!

kiki firma

 

 

Crédito de imágenes: RitaE, Elderberry for pixabay

¡! RECUERDA LA IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO POR PARTE DE UN MÉDICO PARA EVITAR COMPLICACIONES INNECESARIAS.

LAS PLANTAS MEDICINALES NO SON INOCUAS. DEBERÁS ABSTENERTE DE SU USO O CONSULTAR CON UN MÉDICO COMPETENTE SI PADECES ENFERMEDADES, TOMAS MEDICACIÓN, ESTÁS EMBARAZADA, ERES ALÉRGICO A DETERMINADAS SUSTANCIAS, EN CASO DE LACTANCIA Y DE NIÑOS MENORES DE 12 AÑOS.

ESTE ARTÍCULO NO DEBE CONSIDERARSE COMO EQUIVALENTE DE UNA CONSULTA MÉDICA PROFESIONAL. CONSULTA A TU MÉDICO DE CONFIANZA ANTE CUALQUIER DUDA RELACIONADA CON TU SALUD.

 

The following two tabs change content below.
Soy Kiki Nárdiz, coautora del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía vital a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo solucionarlos”.

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies