¿Cómo es tu rutina matinal?

Suena el despertador.

Me levanto con poca gana, me ducho en piloto automático, me embadurno con varios productos llenos de sustancias sospechosas, me visto, me tomo un café mientras miro el móvil, cargo el bolso y me dirijo a mi centro de trabajo.

O quizás…

Me despierto tranquilamente con la luz del día.

Antes de levantarme visualizo al detalle cómo será mi vida futura y doy las gracias por todo lo bueno que me rodea.

Mientras me preparo un té o un café, hago unos estiramientos, medito unos minutos, salgo al jardín descalza a dar una vuelta, observo los cambios en las plantas; escucho el ajetreo de los pájaros madrugadores.

Después leo y/o escribo mis páginas matinales y me pongo a trabajar.

Te acabo de describir dos rutinas matinales: la mía hace ya unos cuantos años y la mía en la actualidad.

No hace falta que te pregunte si notas la diferencia ¿verdad?

La forma en que empiezas tu día marca el resto de la jornada y para ello nada mejor que crear rutinas. .

Crear rutinas es ahorrar tiempo, ganar en salud y calidad de vida.

Una vez que están bien establecidos y asentados los hábitos que has decidido incorporar, observarás que se hacen sin pensar ni luchar contra la vocecita que te pide que te dediques a otras cosas. Esto se debe a que te hacen sentir muy bien.

Si cuando te levantas por la mañana, antes de hincarle el diente a las obligaciones diarias, dedicas entre media hora o una hora a determinadas rutinas, te aseguro que empezarás el día con mucha más motivación y energía. 

Serás más productivo (en el buen sentido de la palabra, hacer más en menos tiempo y ganar tiempo para lo que te gusta). Lo que has hecho, hecho está y nadie te lo puede quitar a pesar de lo que pueda acontecer a lo largo de la jornada.

Es conveniente no empezar de golpe con veinte rutinas: elige una, y cuando esta esté asentada, pasa a la siguiente. De este modo tu ritual matutino te proporcionará satisfacción y será un momento de placer y bienestar.

Yo empecé por lo que me proporcionaba mayor satisfacción: estiramientos y lectura. Y poco a poco fui añadiendo otras rutinas hasta llegar a unos 45 minutos de puro placer matinal.

Y como no, las plantas nos pueden ayudar en este proceso, tanto a nivel físico como emocional.

¡Vamos a verlo! 

 

Hierbas para tu rutina matinal

 

El uso de plantas medicinales y aromáticas en nuestra rutina matinal es puro placer para los sentidos.

Gracias a su olor, color, sabor y textura las hierbas son capaces de provocar una respuesta emocional en nuestro organismo.

Además, al incorporarlas en nuestra rutina matinal nos ayudarán a tener muy presente para qué estamos haciendo lo que hacemos (cuidarnos, respetarnos, mimarnos) y nos ayudan a perseverar.

¿Cómo podría ser esta rutina? Te doy algunos ejemplos basados en mi experiencia:

1/ Si eres de los que empieza el día con una bebida caliente, como una buena taza de , o infusión, empieza eligiendo una taza bien bonita. 

Después selecciona tus hierbas preferidas. Hay gran cantidad de opciones, estas son las que más me gustan:

Romero (Rosmarinus officinalis)

Crece en abundancia en el jardín, por lo que siempre lo tengo fresco y a mano.

Es una gran hierba estimulante que nos ayuda a ir despertando poco a poco. Al activar las glándulas suprarrenales, aumenta el tono y la vitalidad. 

Además es uno de los antioxidantes más potentes que existen en el reino vegetal protegiendo a las células contra el envejecimiento prematuro. 

Prepara una infusión con hojas frescas o secas (una cucharada de café sin son hojas secas, el doble si son secas) y déjate envolver por los aromas de esta planta tan nuestra.

Matcha (Camelia sinensis)

Aunque no es una hierba local es un té que me parece delicioso. 

Los chinos lo llaman “elixir de la inmortalidad” y nos proporciona claridad mental para afrontar la jornada y nos permite concentrarnos mejor en la tarea que hayamos decidido llevar a cabo. 

Además,  ayuda a mantener los niveles de energía a lo largo de varias horas porque entra en el torrente sanguíneo lentamente (a diferencia del café que lo hace con más rapidez). 

La variedad latte, que ahora está tan de moda, es la que más me gusta por su cremosidad. Uso leche de almendra o de coco, a veces de avena. 

Te explico cómo prepararlo:

  • Disuelve una cucharadita de té matcha en polvo en un poco de agua caliente y completa la taza con tu leche vegetal preferida (coco, almendra, avellana, avena…) bien caliente. 
  • Como es una bebida con un sabor muy particular, puedes añadirle un poquito de endulzante al principio (sirope de arce, azúcar de flor de coco o stevia en polvo).

2/ Si lo tuyo es meditar, leer o escribir, puedes incorporar plantas a tu rutina matinal quemando en platito de barro, por ejemplo, unas hojas de salvia o unos pétalos de rosa secos.

Aunque hay muchas opciones que sirven para este fin, te propongo estas dos plantas porque son locales y fáciles de encontrar y de usar.

3/ Puedes completar tu rutina matinal con los cuidados básicos en el cuarto de baño:

 

  • Después de la ducha y sin secarte del todo, cuida tu piel con un aceite a base de plantas que hayas macerado tu mism@. En este artículo con video tienes la receta para hacer un aceite o bálsamo medicinal. 

Las siguientes plantas son perfectas para elaborar tu aceite:

  • caléndula (Calendula officinalis)
  • lavanda (Lavandula angustifolia)
  • manzanilla (Matricaria recutita)
  • romero (Rosmarinus offcinalis)

Verás que es muy fácil.

 

Crea un ritual a tu medida

No existe una rutina matinal perfecta, tómate el tiempo que necesites, pueden ser 15m o una hora, personaliza según tu manera de ser. Empieza poco a poco, elige una o dos cosas y añade otras más adelante. 

Te he puesto algunos ejemplos para que te hagas una idea, pero la clave es que lo que hagas te procure satisfacción y bienestar, que lo disfrutes. En ningún caso debe procurar estrés, solo placer. 

Las hierbas te ayudarán a conectar contigo y con la naturaleza, pero recuerda que las pequeñas acciones diarias pueden cambiar tu vida. No las subestimes.

Empezar el día cuidándote y llenándote de energía positiva (en lugar de correr al móvil y dejarte inundar por todo lo que viene de ‘ahí fuera’) marca la diferencia en el transcurrir de la jornada.

Compruébalo y me lo cuentas.

Me despido deseándote un precioso día,

Kiki

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Kiki Nárdiz, coautora del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía vital a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo solucionarlos”.

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies