Hace años que dejé de utilizar perfume. Empecé a sentir rechazo por su artificialidad.

Desde que empecé a trabajar con plantas he ido recuperando la sensibilidad a los aromas naturales.  

Al mismo tiempo me he ido haciendo cada vez más intolerante a los perfumes sintéticos que son casi todos los que nos rodean.

Extraer el aroma de las plantas ha sido una ambición humana desde tiempos remotos. 

El uso del alambique para la obtención de aguas florales y aceites esenciales, a través de la destilación de plantas, se atribuye al médico persa Ibn Sina (SX), más conocido como Avicena, aunque este instrumento fue inventado por los alquimistas griegos mucho antes. 

Este hecho marcó un antes y un después en el mundo del perfume y la extracción de aromas vegetales. 

Sin embargo, no todos los aromas toleran las elevadas temperaturas que se generan durante el proceso de destilación. 

Es el caso de las flores más delicadas como la rosa, el jazmín, la violeta, el nardo, la madreselva o el narciso, por darte algunos ejemplos..

Para extraer su perfume existe una técnica milenaria conocida con el nombre de enfleurage, que vendría a ser algo así como “enfloración”. 

 

¿Qué es el enfleurage?

 

El enfleurage consiste en macerar las flores elegidas en un cuerpo graso y reemplazarlas por flores nuevas cada 24 horas hasta que el lípido esté saturado de perfume. 

¡Se han hecho enfleurages de hasta 70 días!.

Después se mezcla la grasa con alcohol y el aroma pasa a este último.

El siguiente paso es evaporar el alcohol dando lugar a la esencia pura y concentrada, llamada absoluto.

Te puedes imaginar que es un procedimiento muy laborioso y que lleva mucho tiempo. Por ello ha dejado de emplearse para dejar paso a la extracción a través de solventes, a menudo de dudosa procedencia.

Sin embargo, personalmente me encanta hacerlo, pero en su versión simplificada, que es la que te enseño en este video.

 

Enfleurage simple

 

En en realidad lo que hacemos es obtener un aceite perfumado listo para usar.

Necesitarás los siguientes materiales:

  • 2 placas de vidrio bien limpias
  • 1 o varias toallas
  • 1 espátula
  • unas pinzas

 

Ingredientes

 

Flores

Coge varios puñados de flores frescas. La cantidad depende de la superficie de las placas de vidrio que utilices. 

En este caso he utilizado rosas, más concretamente la variedad Rosa rugosa, que es una de las más olorosas y abundantes por estos lares.

Grasa

Tradicionalmente se empleaba manteca de cerdo. Yo te recomiendo utilizar aceite de coco inodoro. 

Dependiendo de la temperatura ambiente que haya en tu zona, tendrás que calentar o enfriar un poco tu aceite hasta conseguir una textura similar a la pomada

Esto te facilitará la tarea de untar las placas de vidrio.

Vitamina E (opcional)

En cuanto a las cantidades prefiero hacer poco y usarlo directamente, pero si quieres hacer más para conservarlo  tendrás que añadir vitamina E como conservante a razón de una gota por cada 50 g de preparado.

 

Procedimiento

 

Verás que es muy sencillo:

  • Untar una de las placas con el aceite de coco.
  • Distribuir las flores (pétalos en este caso) por toda la superficie. 
  • Tapar la placa untada con la otra placa de vidrio.
  • Envolver las placas con una o varias toallas para que el olor no se disperse.
  • Retirar las flores con una pinza pasadas las primeras 24 horas
  • Repetir esta operación todas las veces que quieras.

Yo lo he hecho solo dos veces y el resultado, es un aroma delicado y sutil bastante satisfactorio. 

Espero que te haya gustado descubrir esta técnica ancestral y que aproveches estos preciosos días de verano para preparar tu aceite perfumado.

Y si lo haces, cuéntanos tu experiencia, qué flores has utilizado y qué te ha parecido el resultado.

Un abrazo y ¡feliz verano!

Kiki

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Kiki Nárdiz, coautora del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía vital a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo solucionarlos”.

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies