En la última entrevista, Robert Seven Crows, narrador y cantautor, de sangre acadiana y micmac , y férreo defensor de los derechos de los indígenas de su Canadá natal, nos contaba cómo integra la naturaleza a diario en su estilo de vida.

Si te lo perdiste, puedes volver a ver el post aquí.

En la entrevista de hoy hablamos de un tema para muchos controvertido.

Hace unas semanas conocimos en Bruselas, durante el primer congreso europeo de caza con arco, a Pedro Ampuero, un reconocido experto internacional en la materia, iniciado en este arte a temprana edad.

Pedro ha viajado por todo el mundo y ha convivido y compartido experiencias con pueblos autóctonos de diversa índole.

¿Por qué nos parece un tema importante?

Porque hemos sido cazadores-recolectores ¡más del 99% de nuestra vida en la Tierra! y nuestra genética sigue siendo prácticamente la misma de aquellos ancestros que recolectaban raíces, frutos, hojas, semillas y flores pero que también cazaban y pescaban cuando era posible y necesario.

Nuestra desconexión de la naturaleza es de tal magnitud que hemos perdido el contacto con el origen de nuestro alimento, tanto animal como vegetal.

Uno va al súper, llena el carro y no se hace más preguntas pero, ¿de dónde salieron esas fresas? ¿Quién las sembró? ¿Quién las cosechó? ¿Cómo y desde dónde llegaron a tu mesa?

Y lo mismo sirve para la carne o el pescado.  ¿Qué hay detrás del filete que te estás comiendo?

Como bien dice Pedro, la gente se cree que la carne nace en bandejas de plástico y los niños empiezan a pensar que la comida se hace en las fábricas.

Nosotros, hasta ahora, nunca hemos cazado, pero sí nos hemos sentado a la mesa de personas que lo hacen, que comprenden el medio natural y que respetan profundamente tanto al animal como a las plantas que les sirven de sustento.

Lo que hoy queremos recalcar es la importancia de reconectarnos con el medio natural a través de la compresión del origen de nuestro alimento.

Para ello, es imprescindible salir ahí fuera y volver a entender la naturaleza.

Te dejamos ya con la entrevista.

 

1) Cuéntanos cuáles fueron tus primeros pasos en el mundo de la caza y qué te atrajo de él.

 

He crecido en una familia cazadora, así que desde pequeño he estado rodeado de perros de caza y de becadas en la nevera o comiendo guisos de corzo y jabalí. La caza para nosotros ha sido siempre una forma de vida, algo tan natural que me considero cazador desde que nací.

Todas las fases de la caza me atraen, no solo, como en muchas ocasiones se piensa, que solo nos gusta matar.

La caza es mucho más: salir a buscar rastros, localizar los animales adecuados fuera de temporada, preparar puestos y comederos, recechar muchos días sin éxito, entrenar tanto a nivel físico como las habilidades de tiro, procesar la carne después, comerla con amigos… Todo esto es cazar.

 

2) ¿Qué lecciones te ha aportado la caza sobre la vida en general?

 

Que, hasta las cosas más sencillas hechas de la forma adecuada, llevan mucho sacrificio y esfuerzo.

A veces damos por hecho muchas cosas de la vida cotidiana y eso nos convierte en gente cómoda. Hoy en día la satisfacción tiene que ser inmediata, pero al final las cosas que más cuestan son las que más nos satisfacen.

El campo te da mucho silencio. Ese silencio te permite frenar tu ritmo en la ciudad, pararte a pensar y así apreciar lo afortunados que somos.

 

3) De las pocas sociedades cazadoras-recolectoras que aún quedan hoy en día, ¿con cuáles has podido convivir? ¿De cuáles has aprendido más y por qué?

 

He viajado por todo el mundo a rincones muy alejados de lo que consideramos “civilización”. Desde las selvas o desiertos africanos, hasta la cordillera del Karakórum.

Allí convives con la gente local que sigue viviendo del campo como lo hacían hace cientos de años. Cada personaje que te encuentras en esos viajes te aporta su granito de arena.

Es impresionante lo bien que conocen la naturaleza que les rodea y cómo están conectados a ella.

Los pigmeos al rastrear ven cosas que jamás seremos capaces de ver, creo que no tenemos ni la plasticidad mental para abrir nuestra mente y observar como solo ellos saben hacerlo.

En el otro extremo, los pakistaníes se desenvuelven por montañas en las que nosotros necesitaríamos cuerdas ¡con botas de agua!

Todo esto te hacer pensar que, aunque nos creamos a veces muy capaces, en esos sitios no duraríamos ni un par de días solos. También el vivir con ello te hace plantearte que no por tener más cosas vas a ser más feliz y ¡que se puede vivir sin teléfono móvil!

 

4) ¿Por qué crees que hay tanta gente que se opone fervientemente a la caza? ¿Qué mensaje te gustaría transmitirles?

 

La gente se opone a la caza por desconocimiento. La sociedad está tan alejada de la naturaleza que ha dejado de entenderla. Algunos piensan que la carne nace en bandejas de plástico y que por tomar leche de soja están salvando animales.

Estamos en este mundo gracias a que nuestros antepasados fueron grandes cazadores, y negar al ser humano cazador es negar la propia esencia de nuestra naturaleza.

Los cazadores amamos el campo y sus animales, de la misma forma que el ganadero ama a su ganado.

Nuestra pasión no gira entorno al acto de matar, si no iríamos a los mataderos a saciar nuestra “ansia”, pero como carnívoros que somos nos alimentamos de carne, y eso conlleva la muerte de otros animales.

Recuerdo en un viaje en África que le pregunté a uno de los guías si había muchos anticaza en su país. El guía no era capaz de entender la pregunta:

“Pero ¿cómo vas a ser anticaza? ¿Entonces qué comes?”

me respondió él.

 

5) ¿Qué aconsejarías a todas aquellas personas adultas sin ningún tipo de bagaje en el mundo de la caza pero que sienten la llamada de iniciarse en este tipo de actividad?

 

Que lo hagan y descubran la naturaleza, su vida va a cambiar para siempre.

Pueden empezar saliendo a buscar animales salvajes y observarlos o fotografiarlos, así como acompañar a otros cazadores en algunas jornadas o realizar algún curso de iniciación para aprender sobre la naturaleza.

Lo importante es pasar tiempo en el campo.

 

6) ¿Caza con arco o con rifle?

 

Caza en general.

Cazo mucho con arco porque me gusta su silencio y la proximidad a los animales, pero también lo hago con rifle para la caza mayor o con la escopeta y mis perros para la caza menor.

Todo es cazar y disfruto de la gran variedad que tenemos.

 

7) ¿Qué has aprendido de nuestra guía “Los 7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo evitarlos”?

 

Creo que resume perfectamente nuestra forma de vida en conexión con el medio ambiente en todas sus facetas, me siento totalmente identificado.

Es una gran guía para reconsiderar nuestra situación, sobre todo la de aquellas personas que están más desconectadas de la naturaleza.

Muchas gracias Pedro, ¡ha sido un placer recibirte en nuestro blog! 

bert firma

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Bert Poffé, coautor del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y como solucionarlos”.

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies