De un tiempo a esta parte pareciera que hemos encontrado la última panacea de moda.

Se trata de una especie milagrosa, hasta hace pocos años desconocida en occidente, que todo lo arregla y casi todo lo cura.  

Y cuando los medios de comunicación empiezan a ponernos la cabeza como un bombo con algún producto determinado no puedo evitarlo, se me disparan todas las alarmas.

Por ello empecé a estudiar esta planta más de cerca y a medida que avanzaba era más consciente de la joya que tenía entre manos si sabía cómo emplearla.

Tomada en su forma natural, de manera regular nos protege y ayuda a prevenir muchas dolencias, sobre esto no hay duda alguna.

Pero, ¿qué pasa si la queremos usar a nivel terapéutico?  

¿Cómo se hace?

¿Cuánto hay que tomar?

¿En qué forma?

De todo esto se habla mucho menos y hay poca información disponible, por ello me he decidido a escribir este artículo.

Lo primero que debes saber es que para que la cúrcuma tenga el efecto buscado son imprescindibles dos requisitos:

  1. una dosificación adecuada
  2. su combinación con determinadas sustancias para la hagan más asimilable.

Añadirle una pizquita a la sopa o al batido no va a funcionar, solo lo hará a nivel preventivo (que no es menos importante).

Vamos a ir viéndolo todo con más detalle.

 

Te presento la cúrcuma (Curcuma longa)

 

¿Sabías que la palabra cúrcuma viene de la palabra árabe kurkum que significa raíz?

Discúlpame, pero es que no puedo evitarlo, ¡me encantan las etimologías! 😊

Dicho esto, vamos a presentarnos.

La cúrcuma es una planta herbácea, de la misma familia que el jengibre (zingiberáceas) por lo que comparte algunas de sus propiedades como, por ejemplo, su poder antiinflamatorio. 

Es originaria de Asia siendo India el principal productor y exportador de “oro amarillo”.

En este basto país se emplea desde tiempo inmemorial y es un elemento imprescindible, tanto de su gastronomía, como de su sistema deje medicina tradicional o ayurveda.

 

Otra curiosidad:

¿Sabías que es una de las especias principales que componen en curry?

La parte medicinal de esta bellísima planta es el rizoma o raíz.

Apuesto a que no conocías su hermosa flor.

 

 

 

Sus principales propiedades

 

Una de las cosas que aprendí estudiando herboristería es que, para no volverte loc@ ante tan basto conocimiento, al menos al principio, lo mejor que puedes hacer es aprender de cada planta una o dos propiedades principales.

En el caso de la cúrcuma las propiedades y aplicaciones son casi infinitas, de hecho, se la considera prácticamente milagrosa, pero quédate con dos de ellas:

  • Potente antiinflamatorio
  • Gran antioxidante

Vamos a verlas con más detalle.

 

Cúrcuma, antiinflamatorio natural

 

No cabe duda de que la cúrcuma es un antiinflamatorio natural, de hecho, se ha llegado a llamar el ibuprofeno de la naturaleza.

Es una planta que ha sido objeto de numerosísimas investigaciones científicas en las últimas décadas respaldando sus virtudes.

Para que te resulte fácil recordar esta propiedad quédate con la siguiente imagen: la cúrcuma es como los bomberos que acuden a apagar el fuego, allá donde esté y de la índole que sea.

Determinadas sustancias activas de esta raíz tienen la capacidad de acceder a lugares donde la mayoría de sustancias no llega. Es el caso del entorno cerebral o de la barrera hematoencefálica (1).

Por todo ello su uso es prometedor para cualquier tipo de enfermedad de carácter inflamatorio.

Ya sabemos que la mayoría de las enfermedades de la civilización son de carácter inflamatorio, por citar algunas:

  • Alzheimer
  • Artrosis
  • Artritis reumatoide
  • Colon irritable

Vamos con la segunda propiedad.

 

Cúrcuma, potente antioxidante

 

La cúrcuma tiene la capacidad de neutralizar los radicales libres. Puede así proteger nuestras células y ADN de este tipo de agresores.

Su poder antioxidante es incluso superior al del betacaroteno y la vitamina E.

La combinación de estas dos propiedades hace de la cúrcuma un remedio perfecto para hacer frente a muchas enfermedades degenerativas, como cáncer y enfermedades cardiovasculares, además de las ya mencionadas arriba.

Todas ellas suelen tener en común dos condiciones:

  • La reserva de antioxidantes se agota debido a las agresiones de la vida moderna.
  • La inflamación de bajo grado se instala y se hace crónica, con los desperfectos que esta puede ocasionar.

Los americanos incluso han acuñado el término “inflammaging” compuesto por inflamation + aging, o envejecimiento prematuro debido a la inflamación.

Está claro que el uso de este rizoma no va a hacer desaparecer todas estas enfermedades de la noche a la mañana, pero si puede contribuir a estabilizar la situación, a calmar la inflamación y a reducir el dolor en determinados casos.

Si bien es una aliada perfecta para acompañar todas estas dolencias, lo más indicado es incorporarla como parte de un programa de acompañamiento natural en el que:

Alimentación

Movimiento

Ritmo circadiano

Descanso

Gestión del tiempo libre

Conexión con lo importante

Desconexión de la tecnología

Contacto con la naturaleza

Relaciones sociales auténticas

Actitud ante la vida

Gestión emocional

¿Cómo consumirla?

 

Entonces, lo tenemos claro, ¡cúrcuma sí! Pero, ¿cual es la major manera de consumirla?

El mercado ofrece multitud de productos con esta planta, pero muchos de ellos son de dudosa eficacia y, a menudo, muy caros.

¿Cuál elegir?

¿En qué forma?

¿En polvo?

¿Fresca?

¿Encapsulada?

¿En extracto?

¿Fresca?

Todos los sistemas de medicina tradicionales (el chino, el ayurveda, el occidental previo a la aparición de los fármacos de síntesis) coinciden en la importancia del poder medicinal del totum de la planta, es decir, consumirla entera, en su forma natural, ya que muchas de sus sustancias medicinales actúan en sinergia.

Pero es preciso distinguir entre tomar cúrcuma a nivel preventivo y a nivel terapéutico.

 

¿Qué hacer a nivel preventivo?

 

En este sentido no hay demasiado consenso.

Te propongo dos opciones:

Raíz fresca: la puedes tomar rallada, extraer su jugo con un extractor o añadirla a tus batidos. Eso sí, ten cuidado porque mancha muchísimo y todo lo que toca acaba de color amarillo.

Raíz seca en polvo: es más fácil de usar y se puedes añadir a cualquier plato: ensaladas, zumos, batidos, guisos, sopas, tortillas, etc.

También te puedo hablar de mi propia experiencia:

  • tomo una vez al día una infusión de cúrcuma, jengibre y canela con un poquito de aceite de coco
  • añado una cucharada a la comida mezclada con aceite de oliva y pimienta.

Más adelante entenderás por qué.

 

¿Qué hacer a nivel terapéutico?

 

Lo primero que hay que saber es que las sustancias activas que le dan carácter medicinal a esta planta se llaman curcuminoides, siendo la curcumina uno de los más importantes.

No te quiero marear con nombres raros, pero estos dos debes conocerlos para poder estudiar bien las etiquetas si compras algún suplemento.

El gran problema que presenta la cúrcuma es su escasa disponibilidad biológica cuando se ingiere por via oral. Es decir, muy poca cantidad de curcumina llega a pasar a la sangre y cuando lo consigue se degrada con mucha rapidez.

Por ello son importantes los factores que mencionaba al inicio del artículo:

1/ La dosis.

2/ La combinación con otras sustancias que incrementen su biodisponibilidad.

Te los voy a explicar en los siguientes apartados. No desfallezcas y sigue leyendo 😊

 

Dosificación

 

Cúrcuma en polvo

Si te decantas por esta opción, hay que tomar mucha cantidad, unos 12 gramos de polvo al día.

La puedes repartir en cucharadas de café bien colmadas (4g) y tomarlas 3 veces al día.

Puedes hacerte infusiones, añadirla a la sopa o a cualquier comida.

Ventajas:

Es lo más barato

No dependes de un laboratorio

Desventajas:

Puedes acabar hasta el moñete de su intenso sabor…

Si es tu caso puedes recurrir a las cápsulas de cúrcuma.

 

Cápsulas

Aquí debes fijarte muy bien en los componentes de la cápsula y que la concentración de curcuminoides sea de un 95%.

En este caso la recomendación más generalizada es tomar entre 500 mg y 1 g de curcuminoides al día, es decir, 1 o 2 cápsulas.

Cuanto menor sea el porcentaje, más comprometido se verá su poder curativo.

Ventajas:

Te ahorras el sabor

Es más cómodo de llevar y tomar

Desventajas:

Es la opción más cara

Dependes de un laboratorio

 

Combinación con otras sustancias

 

Como te comentaba antes, se ha demostrado que nuestro sistema digestivo no absorbe bien la cúrcuma, a menos que se combinen con otras sustancias.

¿Qué sustancias son esas?

La mejor forma de optimizar la absorción de cúrcuma en nuestro organismo es asociándolo con otros “tres mosqueteros”:

  • Jengibre (pulverizado)
  • Pimienta negra pulverizada (2)
  • Un agente graso, por ejemplo, aceite de oliva o de coco, crema de almendras, leche de coco, etc.

Te estarás preguntando en que proporción, ¿verdad?

Te comparto la fórmula de mi profesor Christophe Bernard que, según su experiencia e investigaciones, propone tener la mezcla hecha de antemano en un bote de cristal con la siguientes proporciones:

  • 9 partes de cúrcuma
  • 5 partes de jengibre
  • 1 parte de pimienta

Para problemas de inflamación puedes tomar entre 5 y 10 g de esta mezcla al día repartidos en 4 o 5 tomas.

Lo mejor es que te prepares una infusión a la que añades también el cuerpo graso para mejorar la absorción.

 

Durante cuanto tiempo

 

Se puede tomar durante varias semanas seguidas e ir reduciendo su ingesta a medida que observas resultados.

Si notas que vuelve la inflamación, puedes volver a retomar el tratamiento.

 

Precauciones

 

Como con todo, también lo natural, debemos tomar una serie de precauciones.

Debes evitar todo lo expuesto en los siguientes casos:

  • Se desaconseja durante el embarazo, aunque a nivel culinario no hay problema
  • Si tomas anticoagulantes
  • Si vas a someterte a cualquier intervención quirúrgica
  • En caso de que padezcas cualquier tipo de inflamación digestiva o hemorroides (esto se aplica especialmente cuando asocias la pimienta a tu preparado).
  • ¡Cuidadito con las manchas en ropa, utensilios y piel!

Ya sabes lo que siempre digo: que sea natural no significa que sea inocuo.

 

Conclusión

 

Cúrcuma sí, pero con conocimiento de causa 😊

¿No te maravilla como la naturaleza pone a nuestra disposición todo lo que necesitamos para disfrutar de una salud radiante?

Cada vez que aprendo sobre una nueva planta no puedo evitar una dulce sensación de agradecimiento y confianza en la vida.

Espero que este artículo te ayude a consumir esta preciada raíz de manera eficaz y a disfrutar de sus potentes virtudes.

 

Tus comentarios me importan

 

¿Usas cúrcuma de manera regular?

¿Conocías ya su poder curativo?

¿Compartes con nosotros tu experiencia?

¿Cuál es tu receta preferida para degustarla?

 

¡Te veo en los comentarios para continuar nuestra conversación!

Un abrazo muy grande para ti,

kiki firma

 

 

ADVERTENCIA

RECUERDA LA IMPORTANCIA DEL DIAGNÓSTICO POR PARTE DE UN MÉDICO PARA ASEGURARNOS DE QUE SE TRATA DE UNA DOLENCIA NO GRAVE Y EVITAR COMPLICACIONES INNECESARIAS.

TAMBIÉN ES MUY IMPORTANTE RECALCAR QUE LAS PLANTAS MEDICINALES NO SON INOCUAS. DEBERÁS ABSTENERTE DE SU USO O CONSULTAR CON UN MÉDICO COMPETENTE SI PADECES ENFERMEDADES, TOMAS MEDICACIÓN, ESTÁS EMBARAZADA, ERES ALÉRGICO A DETERMINADAS SUSTANCIAS, EN CASO DE LACTANCIA Y DE NIÑOS MENORES DE 12 AÑOS.

ESTE CURSO NO DEBE CONSIDERARSE COMO EQUIVALENTE DE UNA CONSULTA MÉDICA PROFESIONAL. CONSULTA A TU MÉDICO DE CONFIANZA ANTE CUALQUIER DUDA RELACIONADA CON TU SALUD.

Referencias:

(1) Reddy PH, Manczak M, Yin X, Grady MC, Mitchell A, Tonk S, Kuruva CS, Bhatti JS, Kandimalla R, Vijayan M, Kumar S, Wang R, Pradeepkiran JA, Ogunmokun G, Thamarai K, Quesada K, Boles A, Reddy AP. Protective Effects of Indian Spice Curcumin Against Amyloid-β in Alzheimer’s Disease. J Alzheimers Dis. 2018;61(3):843-866

(2) Shoba G, Joy D, Joseph T, Majeed M, Rajendran R, Srinivas PS. Influence of piperine on the pharmacokinetics of curcumin in animals and human volunteers. Planta Med. 1998 May;64(4):353-6.

Crédito de imágenes: 

stevepb para pixabay / Ajale para pixabay / Jessoraya para pixabay

 

 

The following two tabs change content below.
Soy Kiki Nárdiz, coautora del blog Rewilding Drum, desde el que comparto estrategias y herramientas para ayudarte a salir del automatismo y a recuperar la energía vital a través del contacto consciente con la naturaleza. Te regalo mi guía “7 errores que te alejan de tu naturaleza salvaje y cómo solucionarlos”.

Uso de cookies

Esta web usa cookies propias que tienen una finalidad funcional y cookies de terceros (tipo Google Analytics) que permiten conocer sus hábitos de navegación para darle mejores servicios de información. Acepta la política de cookies, o pincha el enlace para mayor información.

ACEPTAR
Aviso de cookies